El tamaño que importa

El iPhone XS y el XS Max son como hermanos mellizos: ambos tienen un procesador A12 Bionic y una pantalla con tecnología OLED de 458 pixeles por pulgada. Las únicas diferencias son el tamaño y la duración de la batería, mejor en el XS Max. La pantalla ofrece una experiencia de calidad, con reproducciones de color y brillo inmejorables para ver fotos y videos. Además, el TrueTone y el Night Shift de Apple se llevan todos los aplausos.

 

Una importante mejora en esta evolución de la gama X es que, según sus creadores, este equipo tiene cristales más duraderos y difíciles de rayar. Esta es una característica relevante para los usuarios, ya que hace que el uso diario del smartphone pueda ser un poco más relajado. El Reconocimiento Facial también fue mejorado: ahora es más rápido y preciso, y se puede agregar una segunda cara para desbloquear.

 

Apple para la foto

Ambos modelos comparten la misma cámara, y las modificaciones y mejoras son significativas en comparación con el iPhone X. La cámara frontal es la misma que la de su antecesor: tiene un sensor de 7 megapixeles con un lente de 2.2 de apertura, con sistema TrueDepth para capturar produndidad en Modo Retrato. La cámara trasera también es la misma que la del X: un lente estabilizado de 2.4 de apertura con un sensor de 12 megapixeles. La gran novedad se encuentra en la cámara trasera gran angular: aún mantiene su lente estabilizado de 1.8 de apertura y sensor de 12 mpx, pero cada uno de esos mpx es más grande y profundo, y recogen más luz.

 

Un nuevo sistema de HDR fue incluido en estos modelos: el Smart HDR. El teléfono toma una serie de cuatro imágenes a diferentes exposiciones (sub y sobre) y las combina en una fotografía final, pasándolas por el nuevo sistema de proceso de señal de imagen A12 Bionic. El resultado es una foto más fiel, con detalles en las sombras, información en las zonas de mucha luz y un balance entre los colores e intensidades.

 

El Modo Retrato también tuvo su lugar entre las actualizaciones de este año, ya que ahora permite regular el desenfoque luego de sacar la foto.

 

Si hablamos de Video, ambas cámaras tienen nuevos algoritmos de estabilización en el software. Además, Apple incluyó la opción para grabar audio en estéreo.

 

Otras actualizaciones internas

El procesador en el iPhone X era un chip A11 Bionic, pero este año Apple subió de nivel y presentó el chip A12 Bionic: posee un nuevo Neural Engine (motor de neuronas) que acelera el machine learning, utiliza menos energía y contribuye al ahorro de batería. Según Apple, los nuevos modelos tienen hasta 90 minutos más de vida que el iPhone X.

 

Los parlantes de los iPhone XS y iPhone XS Max son considerablemente mejores que los de modelos anteriores, con sonidos estéreo más claros y potentes.

 

La mejor resistencia al agua y al polvo era una deuda pendiente. Estos nuevos modelos pueden sumergirse en dos metros de agua durante 30 minutos. La recomendación de Apple: luego de sumergido, dejar secar el equipo por cinco horas antes de volver a cargarlo.